Spanish English
El Contralor Estatal durante su presentación del Programa Contralor-citas Contralor-citos al Sistema DIF y Voluntariado.

En Sonora continuarán fomentando la ética y buenas prácticas en niñas y niños

Hermosillo, Sonora, septiembre de 2018

La Secretaría de la Contraloría General en Sonora continuará fomentando la conducta ética y las buenas prácticas en la población infantil a fin de contribuir a prevenir la corrupción, señaló Miguel Ángel Murillo Aispuro durante la presentación del programa Contralor-citas y Contralor-citos a integrantes del Sistema DIF y su Voluntariado.

El Contralor Estatal manifestó que el programa de Observadores Sociales Infantiles, que involucra a estudiantes de quinto y sexto año de primaria, es un ejemplo en el país y forma parte de las políticas públicas que impulsa la Gobernadora Claudia Pavlovich Arellano en su administración para combatir las prácticas indebidas.

Este, dijo, “es un programa muy importante porque tan sólo en este ciclo escolar tenemos a 720 niñas y niños ya capacitados y nombrados como pequeños contralores, con la función y misión de replicarlo con sus compañeros y familiares, así como trabajar para evitar situaciones irregulares en su escuela, casa o cualquier ámbito en el que se desenvuelvan, por lo cual también son 720 familias las que se benefician con ello”.

Ante Margarita Ibarra Platt, Presidenta del Sistema DIF Sonora, y las integrantes del Voluntariado de las dependencias y entidades del Gobierno del Estado, Murillo Aispuro informó que ante la importancia de promover valores en los infantes, en esta administración se llevó a cabo una reestructuración del programa, pasando de sólo una visita al plantel que se hacía anteriormente a trabajar con ellos durante todo el año escolar, con temas y actividades que les ayudan a mejorar pero sin dejar de ser niños.

Ahora, añadió, el programa se encuentra estructurado en cuatro fases, correspondiendo la primera de ellas a la instalación, donde se explica a los pequeños en que consiste y se lleva a cabo la firma de un decálogo de valores, que normarán la conducta que deben tener, además de tomarles protesta como integrantes del comité estudiantil para la vigilancia y evaluación de su escuela.

La segunda etapa, la más robusta del programa, consiste en 10 sesiones con los niños y niñas, de las cuales 9 son para el desarrollo de temas positivos directamente en su salón por parte de expertos en cada una de las materias abordadas, y una actividad de visita o paseo que refuerza alguno de los temas expuestos, como acudir a un museo científico, a la planta potabilizadora de agua, al centro ecológico entre otras opciones.

Las últimas dos fases, dijo, corresponden a la Evaluación y presentación de Resultados del programa, en las cuales se recaba la opinión de los alumnos, maestros y padres de familia para medir el impacto que tuvo el programa e integrar un informe con los hallazgos.

El Contralor General se mostró muy satisfecho con los logros del ciclo 2017-2018, pues cada uno de estos segmentos observaron cambios positivos en las niñas y niños, en porcentajes superiores al 90 por ciento en cada uno de los aspectos revisados, como ser más honestos, responsables y amigables, practicar valores, ayudar en el hogar, hacer sus tareas y cuidar el medio ambiente.

Confío en que en este nuevo periodo escolar tendrán resultados similares, pues tanto la Secretaría de la Contraloría General, como las demás instituciones involucradas, entre ellas el Instituto Nacional Electoral, la Comisión Nacional de Derechos Humanos, las secretarías estatales de Educación, de Salud y de Seguridad Pública, las comisiones del Agua y de Ecología y Desarrollo Sustentable, además del Instituto Sonorense de las Mujeres, han refrendado su compromiso con el programa y con los pequeños sonorenses, pues lo más importante es la formación de niñas, niños y jóvenes responsables, solidarios y sobre todo que no se callen ante las irregularidades.

 

 

 

Noticias destacadas